Aquí podréis explorar virtualmente a través de diversas expediciones a ecosistemas de agua dulce de diferentes localidades españolas así como de otros rincones del planeta. Los protagonistas serán los moluscos y crustáceos, así como también otros invertebrados como platelmintos, cnidarios, poríferos, insectos, etc. En general cualquier invertebrado de agua dulce podrá convertirse en nuestro foco de atención.

Además haremos entrevistas a expertos en el mundo de los invertebrados y de la acuariofilia e intentaremos hablar de noticias y temas de interés general. No olvidéis consultar el Cuaderno de Viaje para acceder al listado completo de artículos del blog.

Espero que disfrutéis de las imágenes y de la variedad de especies que tenemos en nuestras aguas continentales. También deseo que los temas y expediciones os resulten interesantes y que no dudéis en dejar vuestra opinión en las entradas y cualquier tipo de sugerencia. Un saludo cordial desde Alicante. Nos vemos en el agua.


2/8/09

Mantenimiento de Bivalvos de Agua Dulce

Me gustaría dar unas pinceladas sobre este tema no demasiado extendido en la acuariofilia. El grupo de los bivalvos, aunque sésiles (inmóviles) parcial o totalmente, es cuando menos interesante y desconocido hoy en día. Engloba múltiples especies denominadas vulgarmente como almejas, mejillones o náyades, entre otras. Pese a que las pocas especies que encontramos en comercios de acuariofilia suelen ser de países situados en los trópicos, mayoritariamente asiáticos, este grupo se extiende por casi todo el globo exceptuando muy pocas regiones del planeta. Por tanto son un grupo de amplísima extensión (el 90% de la superficie del planeta presenta especies de bivalvos de ecosisteas dulceacuícolas) y en nuestro caso, en la Península Ibérica, cuenta con un buen número de representantes, algunos de ellos muy bellos y extraños.

Pilsbryoconcha exilis enterrándose en la arena. Fotografía: Isaac García

Como ya he dicho, en las tiendas del ramo solemos encontrar especies como la almeja amarilla asiática (Corbicula fluminea) o la náyade del Mekong o almeja verde (Pilsbryoconcha exilis). Estas dos son especialmente fáciles de encontrar últimamente. También empezamos a ver con mayor frecuencia la importación del mejillón dorado (Limnoperna fortunei) que incluso algunos aficionados utilizan en estanques exteriores.

Almeja amarilla Corbicula fluminea enterrándose en el sustrato. Fotografía: Isaac García

El peligro de la importación de estas especies de moluscos es su liberación al medio acuático. Cuando esto se produce nos encontramos con verdaderas invasiones ecológicas como pueda ser el caso de las almejas amarillas que ocupan buena parte de la cuenca baja del Río Guadalquivir, o el más acuciante problema de la cuenca del Ebro, que está totalmente invadida por el mejillón cebra o tigre (Dreissena polymorpha) que causa ya no sólo daños ecológicos, sino importantísimos daños económicos en embarcaciones, embalses, canales de riego y suministro de agua, etc. Es por ello que el aficionado tiene una gran responsabilidad en el mantenimiento de cualquier tipo de animal, pese a que el caso del mejillón tigre fue una introducción producida por los barcos procedentes de Oriente Medio, siempre debemos mantener a nuestros animales domésticos en las mejores condiciones posibles y jamás liberarlos al medio natural.

Mejillón cebra Dreissena polymorpha. Fotografía: Internet

En la Península tenemos verdaderas joyas faunísticas como Potomida littoralis, Anodonta anatina o Unio pictorum (el mejillón del pintor, llamado así porque su concha fue utilizada como paleta de pintura durante siglos). Algunas de ellas están muy seriamente amenazadas, como es el caso de Margaritifera auricularia, que alcanza los 15 cm de longitud, siendo junto con Anodonta anatina (de 20 cm los adultos) las mayores náyades presentes en aguas continentales españolas. Después tenemos varias decenas de especies prácticamente microscópicas que se camuflan entre los granos de arena de ríos y estuarios, sobre todo del género Musculium sp. y Pisidium sp., visibles sólo mediante una lupa binocular o una mirada más que atenta.

Barbas filtradoras y sifón de Unio pictorum. Fotografía: Biopix.dk

El mantenimiento de estos animales pasa siempre por unos criterios similares: aguas en constante movimiento, ya que son animales de escasa locomoción, algunos de ellos nula, por lo que el agua debe circular constantemente para aportarles oxígeno y alimento (recordemos que todas ellas son especies filtradoras de partículas en suspensión); sustrato fino o como mucho de grano medio (por lo general se entierran parcialmente en el sustrato usando su pie, una zona con potente musculatura, dejando sólo parte de la concha en el exterior por lo que un sustrato demasiado grueso les impediría hacer esto; aguas generalmente frías o no excesivamente cálidas (la oxigenación del agua es menor a altas temperaturas); ausencia total de metales pesados, sobre todo de cobre que es letal para los moluscos, así como concentraciones altas de compuestos nitrogenados, igualmente mortales; y por último una alimentación adecuada, compuesta de partículas finas en suspensión en el agua (papillas mixtas generalmente).


Margaritifera auricularia en el Ebro. Fotografía: Internet

Aun así a veces resulta complicado mantener a estos invertebrados, dado que algunos ciclos de vida son demasiado cortos (algunas especies subsisten en acuarios menos de 6 meses a lo sumo). Otras en cambio son muy longevas pero su ciclo vital es complicado y no se pueden reproducir en acuarios estancos. Los uniónidos, una de las familias más numerosas, necesitan especies de peces muy concretas para que las larvas puedan desarrollarse en el interior de sus branquias (son parásitos en sus primeras fases de vida). Otras necesitan desarrollarse en forma de larva de vida libre en aguas marinas o salobres. No obstante el mantenimieto de estas especies ofrece nuevas posibilidades al acuarista y sin duda confieren al acuario una belleza inusual. Además, dado que son organismos filtradores, ayudarán a mantener el agua limpia de residuos como algas verdes libres o detritos orgánicos. Por ello, lejos de desanimar al lector a mantenerlas, os aconsejo que probéis la experiencia de introducir estos curiosos animales en vuestros tanques.

Almeja blanca (no identificada). Fotografía: Isaac García

Para descargarte este artículo en formato Word pincha Aquí.

4 comentarios:

  1. Hola amigo.
    soy de argentina.
    En mi localidad (Buenos Aires)Tenemos ejemplares bastante grandes,Pese a que yo solo tengo ejemplares de 10 cm. aproximadamente.

    Este es un post sumamente interesante,muchas felicitaciones,suerte

    Hasta siempre.Facundo G.

    ResponderEliminar
  2. Muchas gracias por tus comentarios Facundo. Un saludo cordial desde Alicante.

    ResponderEliminar
  3. hla
    de estas conchas creen qe aiga en mexico

    ResponderEliminar
  4. Hola:

    Hay bivalvos de agua dulce en todos los continentes, así que en México no veo motivos para que no los haya ^^

    ResponderEliminar

Tus comentarios son de gran utilidad, ayudan a mejorar el contenido del blog. Asimismo, cualquier sugerencia que quieras hacer puedes remitirla a chalkidry@hotmail.com

Gracias por tu participación.