Aquí podréis explorar virtualmente a través de diversas expediciones a ecosistemas de agua dulce de diferentes localidades españolas así como de otros rincones del planeta. Los protagonistas serán los moluscos y crustáceos, así como también otros invertebrados como platelmintos, cnidarios, poríferos, insectos, etc. En general cualquier invertebrado de agua dulce podrá convertirse en nuestro foco de atención.

Además haremos entrevistas a expertos en el mundo de los invertebrados y de la acuariofilia e intentaremos hablar de noticias y temas de interés general. No olvidéis consultar el Cuaderno de Viaje para acceder al listado completo de artículos del blog.

Espero que disfrutéis de las imágenes y de la variedad de especies que tenemos en nuestras aguas continentales. También deseo que los temas y expediciones os resulten interesantes y que no dudéis en dejar vuestra opinión en las entradas y cualquier tipo de sugerencia. Un saludo cordial desde Alicante. Nos vemos en el agua.


10/10/09

Acuario para insectos acuáticos: Acondicionamiento y Mantenimiento

Vamos a ver la primera parte práctica de este asunto que ya nos traemos desde hace tiempo entre manos. Empezaremos a preparar el acuario que necesitamos para alojar algunos de estos fascinantes animales.

Los plecópteros salen del agua cuando van a transformarse en adultos. Fuente: Internet

Antes que nada debemos decidir qué especies vamos a mantener, ya que no será lo mismo criar larvas de mosquito que reproducir las condiciones idóneas para mantener una pequeña comunidad de escarabajos buceadores. Habrá insectos que tendrán unas necesidades mínimas tanto de espacio como de alimentos, temperatura, oxigenación, etc., mientras que otros serán muy exigentes con las condiciones del acuario. Decidir las especies es muy sencillo, debemos observar qué animales habitan en las aguas cercanas (charcas, ríos, arroyos, lagunas, embalses, estanques, etc.) ya que son los que más fácilmente podremos conseguir, además de los más sencillos de mantener. Es una tontería pretender conseguir insectos tropicales (que no vamos a encontrar en tiendas de animales y será muy dificultoso conseguirlos de otros aficionados) cuando vivimos en la Europa templada, y al revés, por supuesto. En cada zona hay diferentes insectos, cuyo atractivo no tiene nada que envidiar al de otros de lugares distantes.

Las efímeras son "moscas" de vida muy corta cuyas ninfas podemos encontrar en casi todo el mundo. Fuente: Internet

Empezaremos por establecer qué tipos de insectos se pueden mantener en un acuario convencional (un acuario plantado) y qué especies son más meticulosas. Para ello lo mejor es que vayamos repasando grupo por grupo sus necesidades más fundamentales. Un denominador común, en todos los casos, es la necesidad de que el acuario esté cerrado ya que, recordemos, los insectos en su fase adulta tienen alas, lo cual les permite escapar con suma facilidad de cualquier recipiente abierto. Si disponemos de un acuaterrario (que es otra opción que ahora veremos) los respiraderos deben recubrirse con una rejilla de tamaño inferior al de los insectos adultos para evitar que escapen por la casa. Este punto es sin duda muy importante.

Tipúlidos (dípteros), cuyas larvas viven en llanuras de herbazales inundados. Fuente: Internet

Si nos fijamos en los dípteros (moscas, mosquitos, quironómidos, etc.) resulta que su fase acuática es solamente la de larva, siendo los adultos de vida totalmente terrestre-aérea. Por lo tanto lo ideal para mantener a estas especies sería un acuaterrario, donde podrían disfrutar de plantas emergidas, rocas, tierra o troncos sobre la superficie del agua. Es comprensible que si intentásemos mantenerlos en un acuario normal cerrado, tarde o temprano los adultos caerían al agua ahogándose, por lo que no sería nada operativo. En cambio en un acuaterrario podríamos incluso reproducirlos si les proporcionamos a los adultos su alimento y un lugar idóneo donde refugiarse, aparearse y realizar la puesta. Debemos saber que los dípteros tienen ciclos vitales relativamente rápidos. Las larvas alcanzan velozmente el estadío de pupa, acercándose a la superficie para realizar la metamorfosis que liberará a los adultos con alas. Por tanto a veces es poco práctico mantener a estos animales, pero no por ello dejan de ser interesantes. Su alimentación mientras son larvas es relativamente simple, comiendo la mayoría de ellos material vegetal en descomposición u otros detritos, algas o vegetales. En este sentido son muy simples de mantener. Algunos, como los quironómidos o algunos sírfidos necesitan fondos fangosos donde se entierran en busca de alimento. A otros como los mosquitos culícidos este factor les trae sin cuidado ya que nadan libremente por todo el acuario. En cuanto a la calidad del agua no son nada exigentes en general, tolerando sustancias contaminantes como los nitritos, sulfatos, etc. El nivel de oxígeno tampoco es un factor limitante ya que normalmente residen en aguas muy tranquilas. Por tanto podremos tenerlos incluso en aguas estancadas carentes de filtro o aireadores. Una vez que son adultos la alimentación puede variar mucho, desde polen o néctar de flores, carne en descomposición, fruta, pescado o incluso sangre. Los que se alimentan de sangre de mamíferos (mosquitos) serán imposibles de mantener en sus fases adultas. Algunas especies ni siquiera se alimentan cuando alcanzan la fase de imago.

Los tricópteros adultos se camuflan y reproducen entre la vegetación emergida. Fuente: Internet

Los tricópteros, plecópteros y efemerópteros son más exigentes. Normalmente encontramos a estos tres grupos en aguas turbulentas, como las de arroyos y ríos de montaña. Esto implica que son aguas muy oxigenadas, limpias y cristalinas, y, además, de temperaturas relativamente bajas. Las fases adultas también son de vida aérea-terrestre, por tanto cuando caen al agua corren el riesgo de ahogarse. Tenemos el mismo problema que con los anteriores, necesitamos un acuaterrario con vegetación y otros elementos emergidos. Pero además surge la necesidad de mantener el agua muy limpia, en constante circulación y con un sistema de filtrado muy potente. La gran mayoría de especies de estos grupos presenta un ciclo vital muy acelerado en sus fases adultas, lo cual implica que los imagos mueren pronto, una vez que se aparean y realizan la puesta. La mayoría de ellos no se alimentan, sólo lo hacen las ninfas acuáticas. Es aconsejable que el lecho del acuario sea de cantos rodados y gravilla fina, emulando las condiciones de un arroyo. Una abundante vegetación en superficie es indispensable para la perfecta aclimatación de los adultos y para que realicen las puestas ya que algunos (los tricópteros) lo hacen sobre las hojas cercanas al agua.

Pareja de plecópteros copulando sobre unas rocas junto a un río. Fuente: Internet

Los odonatos (libélulas y caballitos del diablo) también necesitan un acuaterrario por los mismos motivos que los anteriores. Aquí sumamos un punto de dificultad extra: tanto ninfas como adultos son depredadores muy activos. Debemos tener esto en cuenta a la hora de mantener estos animales. Las ninfas de zygópteros (caballitos del diablo) pueden alimentarse de pequeños invertebrados como gammáridos, larvas de dípteros, de efímeras, plecópteros o tricópteros, entre otras presas de pequeño tamaño. Las de anisópteros (libélulas de mayor tamaño) necesitan presas mayores, como otras ninfas de libélula o caballitos del diablo, pequeños peces, alevines, renacuajos, larvas de escarabajo, etc. Los adultos de ambos grupos cazan en pleno vuelo moscas y otros insectos más pequeños que ellos ayudándose de sus patas y sus fuertes mandíbulas. Por lo tanto el espacio aéreo es muy importante para los adultos y debe ser de dimensiones considerables (un acuaterrario bastante alto y largo). Reposan sobre plantas palustres como juncos, a la espera de sus presas. Una vez que las localizan se lanzan contra ellas atrapándolas en el aire. El agua para las ninfas debe estar estancada o semiestancada ya que prefieren corroentes suaves. Agradecerán fondos heterogéneos, con vegetación, lecho algo fangoso, con rocas y cantos rodados, troncos, etc., es decir, el terreno de caza idóneo para un depredador. Mantener un mínimo de filtración y limpieza del agua no estaría de más aunque se trata en general de especies resistentes a diversos factores.

Escarabajo acuático Haliplus sp. entre restos de vegetación sumergida. Fuente: Internet

Los coleópteros acuáticos son de dos tipos, como ya vimos: los patinadores (gyrínidos) y los buceadores. Tanto unos como otros tienen larvas subacuáticas, variando su dieta entre los vegetales y las presas vivas dependiendo de la especie. Las necesidades de las larvas son muy similares a las de las ninfas de libélula, por tanto aplicaremos los mismos criterios. En cambio los adultos son menos exigentes que los anteriores grupos. Por lo general los escarabajos acuáticos adultos no salen del agua salvo en contadas ocasiones. Por tanto es posible su mantenimiento en acuarios convencionales. Lo que sí es imprescindible es una buena cobertura de vegetación donde se puedan refugiar y buscar alimento. Recordemos que también se trata de especies depredadoras en su mayoría. Los gyrínidos o escribanos, por ejemplo, son escarabajos patinadores que viven en colonias sobre la superficie del agua. Necesitarán presas que queden flotando como larvas de otros insectos, al igual que una superficie del agua bastante tranquila, sin muchas fluctuaciones para que no les moleste. Los hydrofílidos y ditiscos necesitan aguas tranquilas, donde pasan el tiempo buceando entre las plantas, troncos y rocas en busca de presas o de carroña y subiendo de vez en cuando a la superficie para renovar sus reservas de aire. Algunas plantas flotantes como ranúnculos o similares ayudarán a que estos escarabajos reposen cerca de la superficie. Para alimentar tanto a larvas como adultos será necesario usar pequeños alevines o trocitos de pescado o carne esporádicamente.

Hydrometra stagnorum cazando sobre la superficie tranquila del agua. Fuente: Internet

Acabando ya nuestro repaso llegamos a los chinches de agua, también divididos en patinadores y buceadores. Todos los chinches son depredadores, por tanto incompatibles también con muchos otros habitantes del acuario como pequeños peces, renacuajos, pequeños crustáceos, etc. En general requieren aguas estancadas y al igual que pasaba con los escarabajos necesitan abundante vegetación acuática y un lecho heterogéneo donde refugiarse y cazar a sus presas. Los de superficie necesitan aguas muy tranquilas, si acaso de circulación muy lenta. Nunca bajan de la superficie por lo que se alimentan también en este nivel (larvas de insectos o moscas serán las mejores opciones de alimentación para estos animales). Para este grupo es imprescindible un acuaterrario si queremos que se reproduzcan ya que muchos de ellos ponen sus huevos en tierra, turba o sobre las plantas emergidas. Sin embargo si sólo queremos mantener algunos ejemplares adultos podremos hacerlo en un acuario cerrado donde colocaremos algunas plantas flotantes como lentejas, ranúnculos, nenúfares o jacintos de agua. Para los buceadores como los remeros o los escorpiones acuáticos procuraremos un entorno rico en plantas sumergidas, con fondos arenosos o fangosos con algunos cantos rodados y troncos. Para estos chinches utilizaremos como alimento pequeños peces e insectos que echaremos sobre el agua (para los remeros que cazan bajo la superficie) o hundidos (para escorpiones e insectos palo acuáticos). Este grupo es también muy tolerante ante agentes como la temperatura, contaminantes (incluso ante el cloro), oxígeno disuelto, etc.

Sigara stagnalis, un chinche subacuático en busca de presas. Fuente: Internet

Para descargarte este artículo en Word pincha Aquí.

7 comentarios:

  1. hola Isaac: buscando datos acerca de cómo cuidar mi jardín llegué a los tipúlidos que me trajeron a tu blog. Te cuento que me parece enriquecedora e interensantísima tu página, aprendí mucho leyéndola y más cuando descubrí al final de esta entrada a un habitante de mi piscina, la chinche subacuática. Te digo que no se cómo hacen estos bichos para vivir durante el invierno en la piscina y soportar el cloro y polvos de pH, pero allí estan y aunque nos esmeramos en quitarlos estos ocupas no se van. Tenés alguna solución para quitarlos antes de utilizar la piscina en verano? Gracias por tu ayuda y felicitaciones por tu blog. Chela.

    ResponderEliminar
  2. Hola Chela:

    En primer lugar muchas gracias por los comentarios sobre el blog. Me alegro que te haya resultado interesante. Centrándonos en tu cuestión, los chinches acuáticos son bastante resistentes a tratamientos químicos en el agua ya que no respiran el aire a través de branquias sino que lo toman directamente de la superficie. Es por esto que pueden vivir en aguas de parámetros muy variados (en general los insectos están mucho más "blindados" al intercambio de sustancias del agua que los crustáceos o los moluscos). El mejor método para retirarlos de una piscina (porque aquí en Alicante también nos pasa lo mismo) es coger un gambero o salabre (cazamariposas) y, con paciencia, ir sacándolos poco a poco. Los adultos pueden volar así que si los dejamos en el sueo, cuando sus alas se sequen emigrarán a otro lugar. Las ninfas, en las que no se han desarrollado las alas, no pueden hacer esto, así que sería un detalle depositarlas en otra masa de agua. Hay que añadir que los chinches de agua, por lo general, tienen picaduras muy dolorosas (poco tóxicas pero dolorosas), por lo que si los cogemos con la mano hay que manipularlos con mucho cuidado.

    ResponderEliminar
  3. hola isaac: tengo un par de duadas respecto a los escorpiones acuaticos.
    hace 2 dias me encontre uno y lo tngo en una pecera con agua ( supongo que es adulto ya que puede volar) mis dudas son:
    -¿con que lo puedo alimentar ( ya se q con peces , insectos y renacuajos, pero.. cuales?
    -¿que cuidados tngo q mantener para la pecera asi no se me muere?
    -¿lo dejo en agua o en tierra?
    desde ya muchas gracias y espero tu respuesta.

    ResponderEliminar
  4. Hola kira:

    Mira, en principio lo podrías alimentar con alevines o adultos de gambusia (en muchos estanques, pantanos, lagunas, etc. los hay, a veces en tiendas de animales). En el "peor" de los casos podrías recurrir a guppys. Y digo peor porque muchos acuariófilos no conciben la idea de administrar peces vivos como alimento, menos si son peces tan entrañables como los citados... pero como ya comentamos, hay animales que sólo pueden depredar presas vivas, la naturaleza es así. Si quieres mantenerlo yo criaría guppys o gambusias para alimentarlo periódicamente. Probablemente con un juvenil a la semana tenga más que suficiente.
    En cuanto a los cuidados, los escorpiones de agua viven en fondos cenagosos donde se entierran y camuflan. Disponle un lecho de arena o limo muy fino, de un par de dedos de grosor, algo de materia vegetal (plantas vivas, ramas o raíces) y alguna roca suelta. No necesitan movimiento en el agua, ni aireadores o termostatos. Simplemente con que vigiles un poco la calidad del agua y le hagas algún cambio cada pocas semanas tendrás a tu escorpión acuático en buenas condiciones durante una buena temporada. Tampoco necesitan zonas emergidas, ya que sólo dejan el agua para desplazarse volando a otro lugar, en caso de sequía o falta de alimento, por ejemplo.

    Suerte y saludos desde Alicante.

    ResponderEliminar
  5. hola isaac , gracias por contestar.
    yo le puse mojarritas que por lo q veo en google es lo mismos que las gambusias y no las come.
    lo que estaba pensando es que no tiene donde camuflarse y talvez no se sienta comodo en la pecera por eso voy a conseguir arena o limo y plantas, veo a ver q pasa.

    ResponderEliminar
  6. Hola Isaac
    Tengo un insecto palo acuatico...y no se que darle de comer ni que tipo de pecera necesita ni que tipos de cuidados necesita.
    Gracias

    ResponderEliminar
  7. Hola Yuki:
    Veamos, por insecto palo acuático se me ocurren dos opciones. O bien es un chinche subacuático tipo Ranatra sp. o bien es un familiar de los zapateros o chinches patinadores de superficie. Si es la primera opción, se alimentan de pequeños invertebrados de cuerpo blando, tipo gusanos y lombrices, pequeños alevines o renacuajos, siempre alimento vivo. Si es un chinche de superficie se alimentan de pequeños insectos que caen sobre el agua y quedan atrapados flotando, a los cuales les succionan los fluidos vitales sin que se puedan defender. Oriéntame un poco más y si quieres afinamos la alimentación y algo más acerca del mantenimiento, pero tanto si es uno u otro necesitan aguas tranquilas sin que la superficie esté muy agitada y dado que son depredadores (sobre todo el caso de Ranatra) conviene mantenerlos en un acuario específico, no es necesario que sea muy grande. Un saludo cordial.

    ResponderEliminar

Tus comentarios son de gran utilidad, ayudan a mejorar el contenido del blog. Asimismo, cualquier sugerencia que quieras hacer puedes remitirla a chalkidry@hotmail.com

Gracias por tu participación.