Aquí podréis explorar virtualmente a través de diversas expediciones a ecosistemas de agua dulce de diferentes localidades españolas así como de otros rincones del planeta. Los protagonistas serán los moluscos y crustáceos, así como también otros invertebrados como platelmintos, cnidarios, poríferos, insectos, etc. En general cualquier invertebrado de agua dulce podrá convertirse en nuestro foco de atención.

Además haremos entrevistas a expertos en el mundo de los invertebrados y de la acuariofilia e intentaremos hablar de noticias y temas de interés general. No olvidéis consultar el Cuaderno de Viaje para acceder al listado completo de artículos del blog.

Espero que disfrutéis de las imágenes y de la variedad de especies que tenemos en nuestras aguas continentales. También deseo que los temas y expediciones os resulten interesantes y que no dudéis en dejar vuestra opinión en las entradas y cualquier tipo de sugerencia. Un saludo cordial desde Alicante. Nos vemos en el agua.


15/9/09

Acuario para insectos acuáticos: Alimentación

Seguimos con esta serie de entradas relacionadas con los insectos de agua dulce. Hemos repasado ya sus sistemas respiratorio y locomotor, asentando las bases sobre un conocimiento más detallado de los diversos grupos que encontramos en las aguas continentales. Ahora nos centraremos en otros aspectos importantes de su biología.

A veces incluso los vertebrados se convierten en alimento de los insectos, como es el caso de este joven tritón capturado por una ninfa de libélula. Fuente: Internet

Los insectos acuáticos presentan diversos patrones de alimentación, extremadamente variados. Conocerlos o ignorarlos supone la diferencia entre poder mantener un acuario con ellos o llegar a que todos mueran de hambre ante nuestros intentos.

Al igual que en un ecosistema terrestre, podemos hacer la analogía de consumidores primarios (herbívoros), depredadores (carnívoros) y descomponedores (detritívoros). Los insectos cubren ampliamente estos tres grupos, incluso otros más específicos, que no veremos en este caso por su tremenda complejidad, que son los parasitoides y parásitos. Sin duda es un tema apasionante en el que os recomiendo que profundicéis si os interesa.

Ilyocoris cimicoides es un chinche que ha adaptado sus patas delanteras especialmente para la caza. Fuente: Internet

Intentar generalizar en el tema de la alimentación es cuanto menos una pérdida de tiempo. Dentro de un mismo orden o grupo de insectos, dentro de una misma familia, incluso dentro del mismo género, las diferentes especies pueden desarrollar hábitos alimenticios muy dispares. Pondremos pues algunos ejemplos concretos para hacernos una idea de esta diversidad. Cuando queramos conocer los hábitos alimenticios de una especie en concreto deberemos acudir a la bibliografía existente sobre el tema.

Existen muchas larvas de insectos que son herbívoras, consumiendo partes tiernas de plantas sumergidas o palustres. También las hay que se conforman con la ingestión de algas microscópicas o que mordisquean las algas filamentosas adheridas a rocas o troncos. En general (aunque como hemos dicho esto es mucho decir) la mayoría de dípteros (moscas, mosquitos y similares) se ajustan a este patrón alimenticio. También existen larvas que se alimentan de restos de materia vegetal en descomposición, sobre todo aquellas que viven en ambientes estancados.

Larvas como las de algunos mosquitos sobreviven a base de algas microscópicas de charcas y embalses. Fuente: Internet

Las libélulas en su estadío de ninfa se alimentan cazando pequeños invertebrados, renacuajos e incluso peces de pequeño tamaño. Para ello proyectan a gran velocidad su mandíbula inferior, la cual está articulada y acaba en unas fuertes espículas, llamado este aparato bucal máscara. Los adultos cazan moscas y otros insectos voladores cerca de masas de agua dulce. Este orden es muy numeroso y comprende más de 5000 especies.

Pez espinosillo devorado por una ninfa de libélula. Fuente: Internet

Los plecópteros, vulgarmente conocidos como moscas de las piedras, también tienen estadíos ninfales acuáticos. Estas ninfas atrapan pequeños invertebrados acuáticos en los lechos pedregosos de ríos y riachuelos de aguas claras y frías. Una vez que alcanzan su fase adulta, la mayoría de especies deja de alimentarse. Hay más de 300 especies dentro de este orden.

Las ninfas de plecóptero suelen tener una dieta variada. Fuente: Internet

Dentro de los chinches, están los de superficie y los de vida sumergida. Los de superficie, como su nombre indica, cazan a sus presas sobre la línea del agua. Tienen un potente pico con el que perforan literalmente a los incautos insectos que caen al agua. Algunos de ellos son de movimientos rápidos (Gerris lacustris, Mesovelia furcata, Aquarius najas, etc.) mientras que otros son bastante lentos y confían en que los insectos de los que se alimentan queden atrapados bajo la tensión superficial del agua sin posibilidad de escaparse (Hydrometra stagnorum, entre otros).

Zapatero sondeando la superficie en busca de presas. Fuente: Internet

Los chinches sumergidos (Nepa cinerea, Ranatra linearis, Notonecta glauca, Plea atomaria, Sigara striata, Cymatia coleoptrata, etc.) son eminentemente carnívoros, salvo algunas excepciones, como Corixa punctata que se alimenta de restos vegetales semidescompuestos. Las fases juveniles de estos insectos son muy similares ya a los adultos, compartiendo los mismos patrones de alimentación. La técnica de caza de estos insectos es elaborada y metódica. Primero acechan a sus presas desde la superficie, el fondo o entre la vegetación. Después se abalanzan sobre ellas y las capturan con su primer par de patas, muy potentes y a veces afiladas. Posteriormente las atraviesan con su pico para succionar sus fluidos.

Un escorpión acuático atrapando una ninfa de libélula. Fuente: Internet

Los tricópteros, también conocidos como frigáneas, comprenden más de 6000 especies en las cuales los adultos dejan de alimentarse. Las larvas por lo general son omnívoras, aunque algunas especies se decantan por alimentación carnívora o herbívora. Unas especies se refugian en su carcaj o estuche, elaborado con piedrecitas o fragmentos vegetales tejidos con seda. Otras no utilizan este método de camuflaje. Una técnica muy utilizada por este grupo es tejer redes o finos hilos de seda en las corrientes de agua para atrapar pequeños animales o materia vegetal que circula en el cauce.

Redes de frigáneas sobre las rocas de un río. Fuente: Internet

El grupo de los escarabajos acuáticos, coleópteros, comprende varias familias, de las cuales las principales son los ditíscidos y los hidrofílidos. Los primeros son exclusivamente carnívoros y hábiles cazadores, alguno de los de mayor tamaño, como Dytiscus marginalis, puede llegar a atrapar ranas o peces. Los segundos son torpes nadadores cuya dieta es omnívora y muchas veces oportunista. El mayor de ellos, Hydrophilus piceus, se alimenta de materia en descomposición y caracoles acuáticos. Tanto larvas como adultos comparten los mismos patrones de alimentación.

Larva de ditisco atrapando un renacuajo. Fuente: Internet

Si quieres descargarte este artículo en formato Word pincha Aquí.

3 comentarios:

  1. yo una vez cogí en una charca muchos insectos acuáticos.La verdad es que terminaron peleando con barias bajas entre los individuos y solo quedo un zapatero y un chinche acuático

    ResponderEliminar
  2. Hola !!! MUY interesante tu blog. Crees que me podrías ayudar a identificar un insecto si te envio una foto? (al menos su ordeno familia) Muchas Gracias!
    ALEJANDRO

    ResponderEliminar
  3. Hola a los dos ;)

    En primer lugar, gracias por los comentarios.

    En ocasiones los insectos acuáticos pueden ser muy territoriales. Ya hemos hablado de ello, pero a modo de recordatorio, cabe decir que muchas especies son grandes depredadores que no toleran la competencia de otras especies o incluso de individuos de su misma especie. Es por ello que es conveniente informarnos previamente de las características biológicas de un insecto antes de introducirlo en uno de nuestros acuarios a fin de minimizar las bajas.

    Referente a identificar la especie, por supuesto que me puedes enviar una fotografía al correo elctrónico. Como habréis visto, por diversos motivos, llevo muchos meses sin poder tocar el blog y estar por la red, pero se haría lo posible por identificarte la especie o, al menos, el género y familia del insecto en cuestión.

    Un saludo.

    ResponderEliminar

Tus comentarios son de gran utilidad, ayudan a mejorar el contenido del blog. Asimismo, cualquier sugerencia que quieras hacer puedes remitirla a chalkidry@hotmail.com

Gracias por tu participación.